Aldea San Benito, Historia

"Construyan en el tiempo, no en el espacio. Conviertan esos ladrillos en vehículos de un mensaje. Detengan el tiempo para que se vuelva eterno, que quienes vivan, amen el lugar para que se torne inmutable"

En el año 2012, comenzamos a visionar la necesidad de vivir en un entorno bello, seguro, pero, sin ostentación. Surgió primariamente como una necesidad personal, al poco tiempo esta idea creció para convertirse en un proyecto compartido. Fue un año de viajes, silencios y pensamientos, pues este camino emprendido traería cambios, riesgos y nuevos desafíos, en fin: Innovar.

imagen decoracion

Hace algún tiempo, en las afueras de Logroño, cuando nos disponíamos a compartir un té con el abad de un monasterio con quien intercambiábamos correspondencia epistolar desde hacía mucho tiempo, quisimos sorprenderlo. Le hablamos de grandes proyectos pero, lejos de llamar su atención, nos dio una lección que hoy resuena entre nosotros.

“Construyan en el tiempo, no en el espacio. Conviertan esos ladrillos en vehículos de un mensaje. Detengan el tiempo para que se vuelva eterno, que quienes vivan, amen el lugar para que se torne inmutable". Nos quedamos congelados, sólo atinamos a preguntar: -.¿Cómo se logra eso? Respondió con la misma precisión que siempre lo caracteriza: -. "Oración y Trabajo, ORA ET LABORA" Es así, simple: "ALDEA SAN BENITO".

San Benito nació en la ciudad italiana de Nurcia hacia el año 480. Tenía unos 20 años cuando decidió retirarse para llevar una vida de penitencia y oración, eligiendo para ello una cueva casi inaccesible en las cercanías de Subiaco, a unos 80 kilómetros de Roma. Al cabo de algún tiempo tuvo que acceder a los ruegos de algunos pastores de las inmediaciones quienes, atraídos por la santidad de su vida, le suplicaron que fuese su guía espiritual.

Su fama se fue propagando y llegó a ser tal la concurrencia de los que iban a seguir su ejemplo que se levantaron hasta doce monasterios en aquellos lugares. Hacia el año 537, San Benito redactó la Santa Regla por la que habían de regirse sus monasterios. El punto central y distintivo de la regla de San Benito a monjes que viven en comunidad, en un monasterio, obedeciendo a un abad (el superior) y a la Regla.

Imagen deco

Oración

Cruz del Santo Padre Benito, mi luz sea la cruz santa no sea el demonio mi guía. Apartate Satanás no sugieras cosas vanas, pues maldad es lo que brindas. Bebe tú mismo el veneno. Asi sea